Archivos de la categoría ‘Blog’

243- Viajes…

Publicado: 11/02/2012 en Blog, Erasmus

“Me puse a viajar como un loco. Las grandes lecciones que aprendí fueron precisamente aquellas que los viajes me enseñaron. Mejor dicho, siempre he viajado como un loco, desde joven…

…Cuando me quejaba de que no podía quedarme mucho tiempo en el mismo sitio, la gente se extrañaba: << ¡Pero si viajar está tan bien! ¡Es una pena que yo no tenga dinero para hacerlo”>> . 

Viajar nunca es una cuestión de dinero, sino de coraje. Pasé gran parte de mi vida recorriendo el mundo como un hippy y ¿qué dinero tenía entonces? Ninguno. Apenas tenía para el billete, pero aun así creo que fueron algunos de los mejores años de mi juventud: comiendo mal, durmiendo en estaciones de tren, incapaz de comunicarme por culpa del idioma, viéndome obligado a depender de otros incluso para encontrar un techo donde pasar la noche.

Después de mucho tiempo en la carretera, escuchando una lengua que no entiendes, usando un dinero cuyo valor no conoces, caminando por calles por las que nunca has pasado, descubres que tu antiguo Yo, con todo lo que ha aprendido, es absolutamente inútil ante esos nuevos desafíos y empiezas a darte cuenta de que, enterrado en el fondo de tu subconsciente, hay alguien mucho más interesante, aventurero, abierto al mundo y a las nuevas experiencias.” 

Aleph, Paulo Coelho.

Mañana empieza la visita a un nuevo sitio que tachar de mi lista:  Budapest (Hungría).

…estefafdez…

242- Susurros…

Publicado: 02/02/2012 en Blog, Reflexión

“Mi madre siempre cantaba en voz baja, susurrando las letras, jamás cantaba a pleno pulmón… ella creía en el susurro, en susurrar.

 -En la vida hay poco espacio para los susurros – me decía – yo he recibido tres o seis minutos de susurros. Frases muy cortas de hombres en momentos muy puntuales: <<te amo…no te olvidare…sigue…sigue…>> .

 Los susurros son tan potentes que deberían prohibirse en la cama. Allí todos mienten, absolutamente todos. Nunca susurres en la cama y menos cuanto tengas sexo – me repitió con voz susurrante una vez en un taxi camino del aeropuerto de Pekín.

 Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo, Albert Espinosa. 

…estefafdez…

“Mi madre vivió en su vida muchos bulos sobre amantes, sobre su carácter profesional titánico (aunque eso no fuera falso) y sobre su muerte. Creo que la mataron cuatro veces en su vida. Ella siempre decía que aquello la rejuvenecía, que le servía para hacer balance de su vida. Solía comentar que era como una autopsia en vida. Ella creía mucho en ese tipo de autopsia. Con 16 años me hablo de las autopsias sexuales. Me contó que estaría bien que cada cinco años nos practicaran una de esas autopsias. Que nos quedáramos muy quietos y alguien nos dijera que parte de nuestro cuerpo no había sido acariciada; cuantos besos habíamos recibido; si había sido más querida una mejilla o una ceja o una oreja o los labios. Una autopsia en toda regla de nuestro sexo, pero con nosotros vivos, aunque inmóviles.

Ella se lo imaginaba y le gustaba pensar que alguien, tan solo mirando nuestros dedos, supiese si habían tocado con pasión o simplemente por rutina. Si nuestros ojos habían sido mirados con deseo o nuestra lengua había conocido muchos congéneres. Además podríamos saber cuáles fueron nuestros mejores actos sexuales, al igual que en un tronco cortado vemos cuando soporto grandes lluvias o sequias. Quizás a los diecisiete, a los treinta o a los cuarenta y siete. Quizás siempre en primavera o casi siempre cerca del mar. 

¿Cuántos mordiscos, cuantos susurros, cuantos chupetones hemos sentido? Un cómputo de números sobre nuestro sexo, nuestra lujuria, nuestro placer solitario. Y según ella, lo mejor era que cuando acabase esa autopsia sabríamos que estamos vivos, que podríamos mejorar y lograr que nos acariciasen, que deseáramos, que amaramos y nos amasen. Nunca me he hecho una autopsia de ese tipo. Me ha dado miedo el resultado. Hay que tener mucha valentía para escuchar eso de los labios de otra persona, aunque no sé si ni siquiera existe alguien con esas capacidades. “

  “Nunca se sabe qué encontrara uno tras una puerta. Quizás en eso consiste la vida: en girar pomos.”

 

Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo. 

Albert Espinosa. 

…estefafdez…


Ha llovido mucho desde aquellas primeras aventuras, aquel momento en el que toda esta aventura empezaba… se supone que iba a actualizar por aquí contando mis aventuras pero por falta de tiempo, ganas, o quizás de palabras no he tenido ni un ratito para contarlo.

Como os he dicho, ha llovido mucho, todo este tiempo me ha valido para adaptarme a un sitio nuevo, con personas nuevas, a hacer nuevas amistades, a  hacer de esta ciudad perdida en la República Checa mi hogar, o, al menos, intentar que lo sea durante los meses que voy a pasarme por aquí.

He tenido muchísimas aventuras, muchos ratos de risas, muchos surrealismos y sobre todo, mucha práctica del inglés y algo del checo (Dobry den, ahoj, na shledanou, děkuji, prosim…).

A todo eso hay que añadirle muchos paseos a la VSB (Vysoká škola báňská ó Universidad Técnica de Ostrava) algunos para indignarme, otros para aclarar por fin los papeles y firmar y enviar todas las cosas que necesitaban en la UCO, otros, más productivos como para ir a clase o empezar mi proyecto de fin de carrera.

Y todo eso sin dejar atrás los viajes por Europa:  Bratislava, Ostrava, Olomouc, Praga, Viena, Brno, Katowice, Dublin y una larga lista que iré añadiendo según pase el tiempo. La siguiente parada en mi lista será este fin de semana Cracovia.

Aunque mi intención al empezar a escribir este post no era precisamente para contar todo lo que he hecho por aquí, sino todo lo contrario, para escribir todo lo que echo de menos y las ganas que tengo de volver a casa por navidad, como los turrones de Suchard! Se acerca la navidad y por aquí no hay ni una mísera luz que alumbre las calles y no puedo evitar echar de menos el centro de Córdoba, las Tendillas iluminadas, e incluso, las cutres luces de mi pueblo xD no hay gente por la calle (con estas temperaturas…xD) y no puedo evitar recordar la calle del Zara abarrotada de gente haciendo las compras navideñas… a veces son detalles tan tontos y tan insignificantes los que echas de menos que no se pueden ni describir, es un todo y, aunque esto tenga su encanto, siempre echaras de menos tu casa, tu hogar y la navidad en tu ciudad.

Pero sobre todo y lo que más echo de menos es a todos vosotros, a mis amigos, a mi familia, a las personas importantes que se han quedado allí y que no puedes evitar echar de menos y recordarlas, revivir historias en tu mente, surrealismos varios, risas… recuerdos que se hacen incluso mejores y se intensifican más al estar lejos. No sabéis las ganas que tengo de volver a casa por navidad y veros a todos 🙂

“Eso de extrañar, la nostalgia y todo eso, es un verso. No se extraña un país; se extraña el barrio en todo caso, pero también lo extrañas si te mudas a diez cuadras. El que se siente patriota, el que piensa que pertenece a un país es un tarado mental, la patria es un invento. … Uno se siente parte de muy poca gente, tu país son tus amigos y eso sí se extraña…”

 …estefafdez…

Después de 4 días por tierras checas y un poquito de relax y tranquilidad me dispongo a contaros mis aventuras en estos primeros días de la beca Erasmus. Después de todo lo que os he ido informando creo que ya sabéis situar Ostrava en el mapa, ¿verdad? Pues bien, ahora os voy a contar lo que para mí fue una odisea, el cómo llegar hasta aquí.

Mi vuelo salió a las 6:20 am desde el aeropuerto de Málaga con destino Bratislava, que, no se si sabéis pero es la ciudad más grande y capital de Eslovaquia. El vuelo fue estupendamente, nos echamos alguna que otra cabezada (ya que la noche de antes, yo por lo menos, no pude dormir nada) y llegamos sobre las 9:40 am al aeropuerto de Bratislava que se llama Milan Ratislav Stefanik (para que vayáis aprendiendo nombres xD).

Una vez en el aeropuerto y esperando al autobús número 61 conocimos a algunos chicos que iban a diferentes ciudades de la república checa y que también venían desde España. Llegamos sanos y salvos (y con muchos kilos de maletas encima) a la estación de tren de Bratislava que se llama Bratislava Hlavna Stanica y tardamos como unos 20-25 minutillos en llegar. Por las ventanas del autobús comenzamos a ver un poco Bratislava aunque en realidad no hicimos mas turismo que ese jeje pero por lo que vi la ciudad tenía muy buena pinta, y está apuntada como uno de los sitios que quiero conocer detalladamente a lo largo de este año.

Foto del interior de la estación de trenes de Bratislava

Una vez aquí empezó la odisea. Cuando os digan que los eslovacos hablan inglés no os lo creáis, es una leyenda urbana xD nosotros le hablamos a la chica de la taquilla en plan indio para decirle “next train ostrava buy ticket” y nos mandaba a información, pero como teníamos impreso un papel le enseñamos el nombre de Ostrava, a lo que ella ya lo leyó y dijo, ahhh “óstrava” xD (nótese el acento en la ó primera xD) y le dijimos yesss jeje y ya nos vendió el billete que veis aquí:

Al principio miramos el billete y pensábamos que el tren iría directo pero… no! xD teníamos que hacer algún que otro transbordo, en concreto, 3 diferentes, uno en Kuty, otro en Breclav y otro en Prenov.

Los trenes checos en los que nos montamos eran cada uno completamente diferente del otro, imaginaros los trenes de las películas con habitaciones separadas en las que caben unas 4 personas con tu puerta cerrada y todo, pues exactamente así (una pena que no hice ninguna foto y no os pueda mostrar alguna prueba gráfica xD).

Una de las cosas más curiosas del viaje pasó en uno de estos trenes, en concreto en el segundo que iba de Kuty a Breclav. Estando tranquilamente buscando un sitio donde sentarnos y con algún que otro kilo en nuestras maletas (en las mías concretamente 45 kg) encontramos por fin un sitio donde poder descansar un rato y allí nos encontramos a un chico que había empezado la carrera conmigo el primer año en la UCO y que, por casualidades de la vida, estaba trabajando en República Checa! El mundo es un pañuelo…

Esa parte del camino fue la más entretenida, este chico estuvo dándonos consejos sobre cómo es la vida aquí y cosas curiosas y concretas que nos ayudarían, como, por ejemplo, que nunca nos saltemos un semáforo en rojo porque pueden llegar a multarnos con 150€ porque sí (esto en España no pasa xD).

Una vez nos bajamos en Breclav y cuando ya nos quedaba (supuestamente) una hora para llegar a Ostrava (llevavamos ya 3 horas desde que salimos de la estación de Bratislava) nos equivocamos de tren (están muy mal señalizados todos) y nos subimos en uno que llegaba a Ostrava pero que iba más lento de lo normal, eso quiere decir que no tarde una hora más sino… 3 bonitas horas más xD pero no hay mal que por bien no venga, estuvimos viendo los pueblos de los alrededores y bosque, bosque, bosque y… os he dicho que bosque? De los alrededores. Estaciones de pueblos que parecían sacados de una película antigua así como sus habitantes que no parecían reales sino que estábamos viendo una película en el cine. Entre tren y tren también nos dio tiempo a echarnos alguna que otra siesta, a jugar juegos y sobre todo a conocernos algo mejor entre nosotros.

Y por fin, y casi a las 6 y media de la tarde, llevamos a la Svinov Station que es una de las estaciones que tiene Ostrava aunque no es la principal. Allí nos estaba esperando una chica checa amiga de uno de los chicos con los que iba y nos trajo, por fin, a Poruba (autobús número 37 parada Studenko.

 

Nada más llegar lo primero que hicimos fue ir a la accommodation office para poder pedir una habitación y por fin dejar las maletas, creo que ese fue el mejor momento del día, yo aún no me creía que hubiera llegado después de casi 12 horas de salir del aeropuerto (y más de 16 horas de salir de casa).

La primera impresión de la habitación no fue la mejor que se puede desear, porque la residencia y las habitaciones son algo viejas y después de pasar a vivir en un piso bastante grande a meterte en una mini habitación con una “cocina” compartida y un cuarto de baño compartido no es para hacer ninguna ovación, pero esa opinión ha ido cambiando con los días. Puede que esté algo vieja pero la verdad es que es cómoda, la cama está bien y se duerme estupendamente (las pocas horas que he podido dormir en estos ajetreados días xD) y al final te acabas acostumbrando a cosas como tener que andar todo un pasillo para poder calentar un vaso de leche porque el único microondas de la planta está en el rellano donde se coge el ascensor.  Pero ya hasta tiene su encanto xD

Después de soltar todo lo primero que hicimos fue ir a visitar uno de los sitios en los que más tiempo he pasado estos 4 días, el Tesco. Imaginad que no teníamos nada en la habitación, nada que comer, ni un vaso, plato, cuchillo, gel de ducha… y tuvimos que ir a comprar casi de urgencia. También nos compramos un móvil checo (el mío de la compañía O2) para poder hacer llamadas aquí.

Cuando terminamos y muertos de todo el día, lo único que queríamos era comer algo en la pizzería que habíamos visto que había justo en frente de la residencia (y es que yo no probaba bocado desde un último bocadillo de jamón que me comí a las 7 am en el avión). Pero estamos en Ostrava, y no en España, así que las 9 de la noche aquí no es hora de que esté una pizzería abierta. ¿Qué hicimos? Pues a falta de comida, que mejor que probar algo típico checo (y esto si estaba abierto xD) así que nos compramos una cerveza y terminamos la noche en el bar que está en el campus. Al terminar nos trajimos el vaso como recuerdo xD

Este vaso lleno de cerveza sólo me costo poco más de un eurillo!

Estando en el bar descubrí que tenían disponible la conexión eduroam y que podía conectarme con mi loguin de la UCO, por lo que conseguir internet rápido para decir que había llegado bien no fue ningún problema (bendita eduroam xD) y después de todo esto y muertos de cansancio nos fuimos a dormir y a estrenar nuestra cama checa. Además teníamos que descansar, al día siguiente nos esperaba un día repleto de cosas que hacer!.

Y hasta aquí el primer día, próximamente más y mejor!! =)

…estefafdez…

237- . . .

Publicado: 16/08/2011 en Blog, Reflexión

“Por mucho que quiera sé que estoy soñando con algo que nunca se va a cumplir…es el problema de ilusionarse con algo, que lo piensas una y otra vez, y por mucho que lo intentes apartar no se va, ahí está, pasando por tu cabeza… esa idea que sólo con soñarla te hace feliz y que hace que te levantes con angustia cada mañana, porque despiertas y vuelves a la realidad y te das cuenta de que todo era un sueño… algo inalcanzable, irreal, a veces incluso ilógico… pero que, para ti, tiene más sentido que cualquier otra cosa en el mundo…”

…estefafdez…

“Las preguntas verdaderamente serias son aquellas que pueden ser formuladas hasta por un niño. Sólo las preguntas más ingenuas son verdaderamente serias. Son preguntas que no tienen respuesta. Una pregunta que no tiene respuesta es una barrera que no puede atravesarse. Dicho de otro modo: precisamente las preguntas que no tienen respuesta son las que determinan las posibilidades del ser humano, son las que trazan la frontera de la existencia del hombre.”

Como dijo Beethoven, Muss es sein? (¿tiene que ser?)

…estefafdez…