147- . . .

Publicado: 25/10/2010 en Blog
Cada gota que cae debería despejarme más, hacer que despertara de mi letargo y poco a poco sentir el fluir de la sangre por mis brazos, por el torrente sanguíneo que circula sin freno.
Siguen cayendo… Gota a gota sobre mi piel y a penas me enfrío, ya casi no siento como mi cuerpo tiembla, mi corazón bombea lento, con sigilo, no quiere hacer ruido ni sobresaltarme mientras oigo el susurro de mi conciencia bombardeandome frases cortas y concisas. ¡Obedece!
Hay que ser idiota para tropezar tantas veces en la misma piedra y no aprender a usar mejor los pies al marcar el paso. ¿Hace falta que te diga lo que quiero? ¿Por qué nunca pienso que me fallan las medidas a la hora de poner las molduras? ¿Por qué seré tan cabezota si sé que en el fondo no va a haber colchón que soporte tantos tropiezos y meteduras de pata?
He rasgado ya la sábana con la que una vez me cubrí para que no vieras como escondo mis manos cortadas por el frío en el que me dejaste. Sólo has arrancado un trozo de mi, me parece una eternidad de angustias y tu aliento helado me deja sin voz, sin susurros que decirte y sin caricias que ofrecerte por el tiempo que no has pasado a mi lado.
El daño me lo he echo a mi misma ilusionandome en la ficción de saberme la lección como me enseñaste, pero tienes otros trucos mas rápidos para aprenderla que vulneran mi voluntad y clavan agujas en mis ojos dormidos.
No quiero que te vayas. ¡Vete! Cumple las ordenes de tu destino sin desafiarme de nuevo a rodar por la ladera llena de espinos que compartí contigo . Coge una estrella para mi, la guardare en la cajita de aquel árbol partido por un rayo en aquella tormenta en la que me di cuenta que caigan gotas de lluvia sobre mi.
Haz que me pierda en un laberinto fabricado a mi medida con monstruos que corren como poseídos detrás mía y el conejo de Alicia apareciendo a cada esquina observando como pasan los minutos en su reloj. Quizá así sentiré como la lluvia cae cada vez mas fuerte y me daré cuenta que he dejar de estar al lado de aquel árbol que un día me guareció.

…estefafdez…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s