008 – Vuelta a la… ¿normalidad?

Publicado: 12/03/2010 en Blog

Esta no es mi mejor semana, ya se está viendo. Miles de dudas y de preguntas sin responder se amontonan en mi cabeza y miles de pensamientos, algunos buenos, otros malos, otros regulares, se mezclan con hechos y frases que se me han ido ocurriendo o que he ido escuchando a lo largo de esta semana que me hacen pensar aun más en todos estos pensamientos.

Pensamientos buenos que me hacen recordar aquellos tiempos de luz, de claridad, de felicidad… pensamientos que me hacen revivir emociones que no hace ni un mes que han pasado y que parece que pasaron hace años…

Pensamientos regulares por miles de dudas que se amontonan en mi cabeza pensando en si he hecho algo mal para que la cosa esté como está, en si pido demasiado o en si me hace falta estar como al principio para sentirme bien. Dudas que no son dudas para dejar algo tan bueno como lo que está pasando, sino dudas de pensamientos como… ¿por qué ha dicho esto?, ¿por qué me ha dicho lo otro?, ¿he hecho algo mal?, ¿he sido yo la que he estropeado algo tan bonito en algún momento del camino en estos meses?, ¿estoy pidiendo demasiado?…

Pensamientos malos de dudas sobre decir las cosas o no decirlas, sobre el qué pasará en ambos casos, sobre qué dirán de mí, sobre las opiniones que pudieran pensar al descubrir todo lo que hay detrás de la felicidad que tengo (aunque en esta semana no se note demasiado).

Sé que no todas las semanas pueden ser buenas, ni perfectas, ni que siempre tenemos que estar bien para todo y que tenemos nuestros más y nuestros menos y momentos en los que nos cabreamos, en los que nos enfadamos y ese enfado lo pagamos muchas veces con la persona a la que más queremos aunque no tenga nada que ver con nuestro enfado. Y sé que las cosas son así y que en eso consiste todo esto, pero a veces muchas frases duelen y aunque se digan en caliente y por otras cosas que haya detrás, se dicen, y no se olvidan y están ahí, una y otra vez, pasando por tu mente, haciendo que te preguntes si todo lo que veías tan bien y tan bonito no es todo lo bonito que tu quisieras, o que te hagas preguntarte si esto realmente va a funcionar y cosas del estilo aunque sólo sea un segundo el que se te pase ese pensamiento, pero ahí está, no dejándote dormir, pasando por tu cabeza una y otra vez con esas frases que te han hecho daño aunque no se hayan dicho con esa intención.

Porque si, puedes estar mal, pero a veces la persona con la que pagas ese enfado también necesita ánimos, y mimos, y que le digan que es especial… y sentirse querida, porque es muy fácil decir las cosas y quedarte tan bien y tan a gusto y desahogarte, pero… ¿cómo se queda el otro?, a veces deberíamos de preguntárnoslo más a menudo…

…estefafdez…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s